Solo o con pareja

Nos estaba explicando Eme, a Grandullón y a mí, un lío que tiene con un compañero del trabajo. Eme es un tía que llama la atención, y no sólo físicamente. Su carácter afable y con el punto justo de cachondeo hace que tenga bastante éxito en la empresa. Ella se había dejado engatusar por un compañero de curro, y aunque ya le habíamos avisado de los problemas que podía tener, decidió tirar p’alante. Pero hoy nos dijo que la historia ya se había acabado. El final del rollete vino provocado por una excusa que le puso el tío a Eme y que ésta no se creyó. Además, en los últimos días había notado como si el otro se hubiera enfriado… y si a todo esto se le suma que está convencida que le ha puesto los cuernos, el resultado es que Eme ha puesto punto y final a la relación.

Grandullón iba asintiendo mientras Eme nos explicaba la situación ya que se sentía bastante identificado con los hechos. Sobre todo en la parte del enfriamiento del compañero de curro. Según nos explicaba Grandullón, en un rollete puede llegar el momento en que no te apetece seguir el juego y sin saber porqué empiezas a dejar de contestar mensajes. Vas poniendo excusas para no quedar y de repente la otra persona te monta un pollo, que aunque lo veas venir, tampoco haces nada para evitarlo. Básicamente porque un rollo es un simple rollo.

Aunque la historia en sí no viene al caso, sí fue interesante escuchar ambas partes. Por un lado, a Eme le gustaría encontrar a alguien especial para formar una pareja. Y lleva cierto tiempo con los tíos en modo “prueba y fallo” ya que últimamente le salen todos rana. Por ahora lo sigue intentando, aunque diga que se ve sola en el futuro.
Grandullón por otra parte, no está muy bien con su pareja y tiene claro que él acabará más solo que la una. Le pueden las ganas de hacer y deshacer a su antojo, sin tener que dar explicaciones a nadie. Y sobre todo porque para Grandullón, una cosa es el amor y otra bien diferente el sexo. Para él, una cosa es querer a alguien y otra tener sexo con otra persona sin que nada influya en la primera. Imagino que el hecho de llevar casado muchos años te cambia esta perspectiva.

En mi caso, me veo más en el lado de Eme (con pareja) que en el de Grandullón (solo). ¿Que es difícil encontrar pareja? No lo discuto. ¿Que después de años teniendo sexo exclusivamente con la misma persona, las cosas no son iguales que al principio? También. ¿Que nos han vendido la idea del amor de película Disney, en la que vivieron felices y comieron perdices?… puede ser. Pero he visto parejas que llevan mucho tiempo juntos y que cuando se miran, se distingue un brillo especial en la mirada. Y eso me causa envidia, de la sana naturalmente. Y pienso que ¿porqué no puedo yo llegar a eso?

Contadme, en qué lado os quedáis. ¿Solos o con pareja?

Conversaciones nocturnas

“Pues como que me invitas a cenar, verdad?” me soltó Efe. Así, sin un “hola, qué tal?”, ni “cómo han ido las vacaciones?”, directo al grano. Como también tenía muchas ganas de verlo, le dije que “por supuesto” y en 15 minutos lo tenía en casa, acompañado por una botella de tinto. Después de ponernos al día de nuestras respectivas vidas, empezamos a divagar por diversos temas. Pero hubo uno en especial que me hizo gracia, sobre todo por el punto de vista de Efe.

Llevo ya tres años seguidos veraneando en una cala de mi tierra. Se trata de una cala bastante familiar donde se mezclan a partes iguales los lugareños, los de la meseta castellana y los guiris. En los años anteriores, la diversidad masculina no era algo a remarcar, pero le comentaba a Efe que este año en nivel de los tíos rozaba la excelencia. Incluso en cualquier rango de edad, desde los yogurines hasta los FILF. Por el contrario, el sector femenino estaba bastante más alicaído. Y eso que en los años anteriores era más bien lo contrario… y aquí es donde Efe me contósu teoría que explicaba la situación.

Los tíos heteros van con retraso. Éstos se han dado cuenta de que las tías hace años que se cuidaban más que ellos, y esto provocaba que ellas fueran el centro de atención de todas las miradas. Ahora ellos se han dado cuenta que empezándose a cuidar, (gimnasio, depilaciones varias, estilismos según reglas de última moda,…) las miradas van dirigidas a ellos. Y les encanta. Pero no sólo que les miren las tías, no. Si años atrás yo hubiera mirado a un tío de la manera en que lo he hecho este año en la cala, lo más bonito que me hubiera llevado habría sido un “tú qué coño miras!”. Ahora no. Ahora se callan y giran la cabeza para otro lado haciendo como si no les importara ser mirados fijamente por otro tío. Se diría que incluso que lo disfrutan porque hay detalles que los delata. Aprietan abdominales, marcan músculo, se giran para que puedan ser observados desde todos los ángulos… y no se ponen a hacer posturitas de gimnasio porque tienen a su chica delante.

Además Efe indicaba que las tías son más listas y más adelantadas que todo el sector masculino. Me dice “cuánto tiempo hace que las tías van juntas al lavabo?”. “No te entiendo… a qué viene esa pregunta?”, le contesté. Según él, las tías llevan muuucho tiempo viéndose en pelotas, incluso haciendo aguas menores, y no tienen ningún problema. Es más, según Efe todas ellas han tenido alguna experiencia lésbica (bueno, vale, sólo el 96.3%) y están mucho más desinhibidas que los tíos. Juegan con mucho más ventaja que ellos por haber derrumbado absurdos tabús, algunos de los que ahora parece que están cayendo en el sector de ellos. Entonces yo pensé “ojalá sea así! A todos nos iría muchísimo mejor”.

La verdad es que no creo que todas las tías que van juntas al baño, les dé por comerse la boca allí mismo. Que habrá más de una que sí lo habrá hecho, por supuesto. Pero no creo que sea la mayoría.

Y por los tíos, pues me encanta que se cuiden más y que se dejen observar.

PD: las vacaciones han sido fantásticas… y no sólo por el elenco masculino que nos encontrábamos en la cala. He conseguido desconectar completamente del curro. Me lo he pasado genial con fiestas, risas, sol, mar, charlas con buen vino… en fin, que sí, que la vuelta ha sido durilla. Jajajaja

PD2: la banda sonora en mi tierra ha estado llena de un grupo que se ha hecho famoso a raíz de un anuncio… os dejo con una de sus canciones que llevo repitiendo estos últimos días: 1999

 

Sed buenos!!!

encefalograma plano

Queda poco para que lleguen las vacaciones, y este año las necesito más que nunca. Mucha presión y mucho estrés en el curro están haciendo mella en mí… necesito tener el encefalograma plano, no pensar en fechas límite ni tener que correr para cerrar un proyecto.

Quiero visitar mi tierra, disfrutar de mi gente, de las playas, de las noches, de las fiestas… dejar que el agua fresca del Mediterráneo me envuelva, me sale la piel y le dé color… que las conversaciones sin fin sean cubiertas por el manto de estrellas. Trasnochar hasta que el astro rey nos dé el toque de queda con su primer rayo diurno. Dormir hasta que la cama no me aguante más y me eche fuera. Levantarme sin prisas y tomarme el café en la terraza, oliendo el salitre arrastrado por la brisa marina. Disfrutar el atardecer con un gintónico fresquito mientras el calor del suelo se va apagando. Tener la buena compañía que hace que estos momentos sean especiales. Recordando canciones de momentos estelares, ya pasados, que aún hacemos presentes. Risas con ganas, de esas que te provocan dolor de barriga al no poder pararlas…

Poco falta. Pero quiero que sea ya!

torpeza

¿Porqué la torpeza hace acto de presencia siempre en el momento más inoportuno? ¿Y porqué tiene que ser delante de la persona que te acelera el ritmo cardíaco? Hoy a la salida del trabajo me he encontrado con un compañero en el ascensor. No tengo ni idea de si le intereso, ni siquiera sé si le van los tíos. Pero es cruzarme con él y perder inmediatamente los papeles…

Entro en el pequeño habitáculo metálico y me lo encuentro cara a cara. Soy incapaz de mirarlo a los ojos y apenas lanzo un escueto saludo de cortesía. Al intentar quitarme la mochila de la espalda, casi me desmonto entero. Se me lían los auriculares con la mochila, la mochila se hace un nudo con la chaqueta y la chaqueta ha decidido que también quiere escuchar música porque se ha tragado los auriculares… joder, que yo no soy así! Mientras bajamos disimulo buscando una canción en el móvil y cuando la puerta del ascensor casi ni se ha abierto, suelto un “hasta luego” mientras salgo como alma que se lleva el diablo…

… y entonces me paro y recuerdo que tengo que respirar. Atrapo al vuelo mi corazón que se ha ido por las nubes y en el torno de salida, sujeto la tarjeta con ambas manos para controlar el tembleque. Y por fin estoy en la calle. Enciendo un cigarrillo de camino a casa, repaso la situación y me pongo en el lugar de mi compañero. En lo ridículo que debe haberme visto y en que habrá pensado “¡qué raro es este tío!”. Pero también me ha dado la sensación que me miraba de reojo a través del espejo del ascensor mientras buscaba la canción… o tan solo era mi imaginación.

Lo mejor de todo esto es que hacía mucho que no tenía esta sensación. Sí, vale, seguramente con la persona equivocada… ya. Pero puede que algún día me pase con la persona correcta, no?

Y mientras voy andando, el “lie to me” de Shane Mack suena a través del móvil y una sonrisa se dibuja en mi cara… algún día…